Seguridad Social y control de la jornada laboral

En nuestro país, hasta hace poco tiempo, era obligatorio para las empresas llevar un registro de la Jornada Laboral de sus trabajadores accesible a la Seguridad Social. Sin embargo, el pasado 23 de marzo el Tribunal Supremo dictó una sentencia en la que se establecía que las empresas solo estarían obligadas a registrar las horas extra de sus trabajadores.

Esta sentencia ha sido motivo de polémica ya que tiene detractores que piensan que el control de la jornada de trabajo es imprescindible y otros que apoyan esta mayor flexibilidad.

Detractores de la sentencia sobre el control de la jornada laboral

El principal detractor de esta sentencia es el organismo de Inspección del Trabajo, que depende del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Este organismo creó en marzo del pasado año una instrucción en la que se pedía la intensificación del control de la jornada de trabajo. En dicha instrucción se consideraba como infracción grave no llevar un correcto registro de la jornada de los trabajadores.

Los sindicatos también están a favor de controlar las jornadas laborales de los trabajadores. Joan Sierra, secretario de la Agrupación del Sector Financiero en Comisiones Obreras (CC. OO.) se centra en el hecho de que si no hay un registro de las horas de trabajo, será mucho más difícil registrar las horas extra que haga trabajador. Así pues, se dificultará su cotización en la Seguridad Social y su debida remuneración al trabajador, incurriéndose en fraude por parte de la empresa.

En la misma línea de opinión se ha mostrado Gonzalo Pino, secretario de política sindical confederal de UGT. Pino hace referencia a que el control de la jornada permitía que el trabajador supiese cuándo empezaba su jornada laboral y cuándo acababa; teniendo así un mayor control sobre las horas extra. Ahora, según él, el trabajador no sabrá cuándo acaba su jornada, por lo que parece que el empresario es quien marcará las normas y el número de horas extra.

A favor de la sentencia del Tribunal Supremo

Por otro lado, hay una serie de expertos y actores sociales que sí están a favor de acabar con el control de la jornada de trabajo.

Martín Godino, presidente de la Asociación Nacional de Abogados Laboralistas  (ASNALA) y socio director de Sagardoy Abogados se ha manifestado a favor de esta sentencia. Para este jurista, las leyes que obligan a las empresas a aumentar la burocracia no son positivas.

Godino hace referencia a que el control de la jornada laboral es un problema no real, ya que en las medianas y grandes empresas sí se lleva a cabo un control de carácter específico en cada empresa. Mientras que en las pymes, el hecho de que la ley lo obligue no hará más que generar problemas de gestión.

Este jurista está a favor de una regulación de la jornada, pero siempre de una forma interna de la empresa, no de forma general a todas las empresas. Además, también tiene en cuenta la conciliación de la vida laboral y personal aludiendo a que cada vez son más las empresas que fomentan un horario flexible a sus trabajadores. De esta forma, se potencia que los propios trabajadores puedan modificar su jornada para atender a sus responsabilidades laborales y personales. Algo que acabaría si se impusiera un sistema rígido de control de la jornada.

Otro problema, según Godino, sería la regulación del teletrabajo. Cada vez son más los profesionales que trabajan desde sus casas. En estos casos, un sistema único de control de jornada sería un problema para ellos.

Hablando al respecto de la flexibilidad laboral también se ha manifestado Rafael Giménez-Arnau, socio de laboral de Garrigues y presidente del Foro Español de Abogados Laboralistas (FORELAB).  Arnau ha manifestado que en su opinión, volver a instaurar un sistema de control de jornada de trabajo sería dar un paso atrás teniendo en cuenta la sociedad en la que vivimos.

En estos tiempos, según él, tanto las empresas como los trabajadores reclaman jornadas de trabajo flexibles que no pueden conciliarse con un sistema de control estricto. Según Giménez-Arnau, las reformas han de ir en la línea de la adaptación a las nuevas realidades de los ciudadanos y no al contrario.

Conclusión

Tras la sentencia del Tribunal Supremo la ley sufrió un cambio ya que, actualmente, no es obligatorio controlar la jornada de los trabajadores. Así pues, actualmente, la ley establece lo siguiente:

Habrá que hacer un registro de las horas trabajadas de los empleados a tiempo parcial. Además de llevar un registro de las horas extra de cualquier trabajador de la empresa. Y, por último, se expresa la obligación de que si a final de mes el trabajador ha realizado horas extraordinarias la empresa debe comunicarlo al trabajador y a los representantes de los trabajadores.

Por tanto, se entiende que el control de la jornada laboral por la Seguridad Social es un asunto que ha creado diferentes corrientes de opinión. No obstante, hay que ceñirse a lo que dicta la ley, que se rige en estos momentos por la sentencia del Tribunal Supremo.

 

Noray
Noray Software
mperera@noray.com
No hay comentarios

Escribir comentario